Connect with us

ACTUALIDAD

El parque de atracciones más extremo del mundo (no apto para cardíacos)

Avatar

Publicado

on

¿Tienes vértigo? ¿Eres poco amante de los sobresaltos? Si tus respuestas son afirmativas, te advertimos de antemano que esta información no es para ti. Te presentamos Wansheng Ordovician, el parque de atracciones más extremo del mundo, un complejo construido en lo alto de un monte de 1.300 metros de altura de la localidad de Chongqing, en China, que no deja indiferente a nadie.

Más allá de su entrono -está situado en plena naturaleza-, sus instalaciones sobresalen por su atrevimiento: suponen todo un desafío para los amantes del riesgo y, en especial, para los intrépidos que, a priori, no temen a las alturas. Sin embargo, las atracciones ponen a prueba a visitantes que, en ocasiones, paralizados por el miedo, deben ser socorridos por el personal de seguridad.

Y es que, entre sus propuestas destacan algunas perlas como un puente suspendido sin barandillas, una pasarela de cristal a 300 metros del suelo y columpios que permiten mecerse sobre un acantilado.

Son muchos los que sueñan con acercarse hasta la Sky Porch, una plataforma de cristal totalmente transparente en forma de V, que sobresale en un voladizo de casi 80 metros desde una pared rocosa, y transcurre por encima de una cascada, a 300 metros de altura. Su estructura, sostenida por gruesos cables de acero, fue certificada en su día como la más larga de estas características de todo el mundo.

Inaugurada en 2017, la atracción no permite ser ocupada por más de 30 personas al mismo tiempo. Y es que mientras unos se aferran aterrados a la barandilla, otros pasean despreocupadamente sobre el cristal, inmortalizando el momento. A los más valientes también se les brinda la oportunidad de pasar la noche en ella, convertida en un peculiar campamento. Para hacerlo, es indispensable no tener vértigo, estar dispuesto a dormir -o intentarlo- en una tienda de campaña, y tener ganas despertarse al amanecer rodeado de vistas de infarto.

Si siempre has asociado el balanceo del columpio a situaciones apacibles, olvídate de ello; Wansheng Ordovician rompe moldes. Y es que el parque dispone de columpios extremos suspendidos sobre un acantilado de 300 metros. Usando solo un arnés, los adictos a la adrenalina se lanzan desde el borde provocando, incluso para quienes se hallan como simples espectadores, la sensación de una caída al vacío. ¿Te atreverías a probarlo?

No menos excitante resulta atravesar un puente suspendido a 123 metros de altura. Sin red ni barandillas y de nuevo con un arnés como única medida de seguridad, presenta un reto adicional por delante: está formado por peldaños separados entre sí a distancias que varían entre 0,5 y 1,2 metros. Otras opciones son cruzar estructuras con suelos de metal, de cuerdas o de travesaños irregulares que obligan a realizar saltos para superarlos… Y si estas atracciones no son suficientes, el parque redondea la oferta con barranquismo, escalada o rafting.

El éxito de esta infraestructura está fuera de cualquier duda. Los números hablan: durante la temporada alta de viajes -antes de la aparición de la Covid-, el Parque Wansheng Ordovícico recibía más de siete mil visitantes al día, una cifra considerable teniendo en cuenta que no es apta para cardíacos.

 

VANGUARDIA

Continue Reading
Click to comment

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Copyright © 2020 Megacreativa.net. Powered by Megacreativa.